El 'Spanish Servette' se pone de moda

Ginebra es una ciudad cosmopolita en el que el 37% de su medio millón de habitantes es extranjera y el 27% tiene doble nacionalidad. Entre los países con más presencia en la segunda ciudad helvética más poblada -sólo por detrás de Zúrich- destacan Portugal (36.000 personas), Francia (27.200), Italia (20.500) y España (14.500). A esta estadística ayuda el Servette FC Chênois Féminin, equipo que destaca por su estilo de juego de toque en el que militan cinco españolas: Paula Serrano, Marta Peiró, Jade Boho, Natalia Padilla e Ilona Guede Redondo.

El Servette FCCF entró en el organigrama del club en 2017 de la mano de Richard Feuz, actual vicepresidente y director deportivo. «Siempre he querido que el equipo tuviera un estilo de juego muy español, de posesión y de toque, huyendo del juego más físico y directo que se estila entre los equipos suizos por la influencia que ejerce el fútbol alemán», cuenta Richard, de padre helvético y madre española. «Pensé que el mejor entrenador posible en aquel momento era Éric Sévérac, que fue mi entrenador en mi etapa de juvenil y que encajaba a la perfección en nuestra filosofía. De su mano hemos formado una pequeña familia en el que todas y todos se sienten importantes», destaca.

Ascenso meteórico

El Servette FCCF celebró la conquista de su primera Liga suiza.Servette FCCF

Éric Sévérac, de 41 años, llegó al Servette FCCF procedente del Etoile Carouge con la misión de españolizar al equipo en cuanto a estilo de juego. «Para jugar al fútbol de toque se necesitan jugadoras con cualidades técnicas en todas las posiciones porque de esta manera hay más posibilidades de conseguir resultados. Yo animo a las jugadoraa a ser independientes en el juego, atreverse y disfrutar», relata el técnico en MARCA. «El juego siempre depende de las jugadoras y ahora somos capaces de manejar el ritmo y controlar el balón. Las jugadoras españolas nos ayudan a esto porque les encanta tener el balón en los pies. Nos aportan mucha luz… y altas capacidades técnicas», resume. Su equipo se ha ganado por méritos propios el apodo de Spanish Servette, algo que gusta en tierras helvéticas. «¡Nos encanta que nos conozcan con este nombre! Ojalá anime a otras jugadoras españolas a venir a Ginebra», subraya.

Éric Sévérac y Richard Feuz posan para un reportaje en MARCA.

Éric Sévérac y Richard Feuz posan para un reportaje en MARCA.Servette FCCF

En apenas cuatro temporadas, el Servette FCCF ha conseguido pasar de coquetear con los puestos de descenso a Tercera división a ganar su primera Superliga y sellar su billete para la Champions League, donde ha conseguido colarse entre los 16 mejores teniendo el presupuesto más bajo de todos (no alcanza el millón de euros). «Ganamos la Liga siendo el tercer presupuesto de la Liga -por detrás de Zürich y Basilea- y a pesar de ello no lo aumentamos. Somos un club humilde que entiende que para sobrevivir necesita vender y fichar mejor que los demás. Por eso le damos gran importancia al scouting. Seguimos de cerca a todos los clubes de la ciudad para reclutar jóvenes talentos y analizamos semanalmente los campeonatos de Suiza, Francia, Portugal y España», explica Feuz. «Todas las jugadoras tienen asegurada una adaptación rápida porque hablando sus idiomas de orígen pueden defenderse en la ciudad sin problema», añade. «Mi máxima es que las jugadoras sean felices porque si no es imposible que rindan», reflexiona.

La plantilla con más extranjeras de la Liga suiza

Natalia Padilla, Paula Serrano y Marta Peiró tras ganar la Liga suiza.

Natalia Padilla, Paula Serrano y Marta Peiró tras ganar la Liga suiza.Servette FCCF

La plantilla del Servette FCCF cuenta para esta temporada con once suizas, cuatro españolas, cuatro francesas, tres portuguesas, una canadiense y una australiana que firman una media de edad de 23.5 años. La mayoría de ellas vive en Saint-Julien-en-Genevois, una pequeña localidad francesa pegada a la frontera con Suiza que permite a las jugadoras regatear al nivel de vida de Ginebra, la cuarta ciudad más cara del mundo tras Tokio, Osaka y Moscú. «Es muy cómodo para nosotras porque estamos a sólo 15 minutos de la Ciudad Deportiva», comenta Jade Boho, la última española en unirse al grupo.

La que fuera jugadora del Torrejón, Rayo Vallecano, Atlético de Madrid, Bristol Academy, Reading, Madrid CFF y DUX Logroño, recaló en el Servette FCCF el pasado verano. «Tuve un par de ofertas de equipos españoles, pero me sedujo el proyecto del Servette, un equipo que venía de ganar la Liga y me permitiría volver a jugar la Champions League», analiza la protagonista. «Venía de una temporada muy mala, del desastre más absoluto y aquí he vuelto a ser feliz. Me siento valorada por el club, integrada con mis compañeras y siendo protagonista en el terreno de juego», comenta quien lleva tres goles en Liga y tres en Champions. «Una jugadora no tiene que reivindicarse continuamente. Hay temporadas buenas y otras no tan buenas, pero yo me encuentro físicamente muy bien y mi objetivo es disfrutar los años que me queden de fútbol», añade.

Paula Serrano, la primera en llegar

Paula Serrano en un partido con el Servette FCCF.

Paula Serrano en un partido con el Servette FCCF.Servette FCCF

La primera española en llegar al Servette FCCF fue Paula Serrano en 2018. La centrocampista cacereña, ex del Atlético de Madrid, Granada, Madrid CFF y Torres italiano entre otros, ya conocía la Liga suiza pues jugó una temporada en el Neunkirch donde logró un doblete al ganar la Liga y la Copa. «A la hora de atacar el fútbol suizo es más tímido que el español, que tiene más soltura y más regate. Sin embargo, es mucho más físico y con un contacto bastante más fuerte que el español. Ahora lo llevo mejor, pero la primera temporada que jugué me costó asimilar que si tenía el balón en los pies un segundo más de la cuenta me iban a levantar tres metros», asegura Paula en una entrevista concedida al Diario Hoy.

La siguiente en aterrizar en Ginebra, en verano de 2019, fue Marta Peiró, que tras su paso por el Valencia y el Sporting de Huelva parecía haber perdido la ilusión por el fútbol. «Jugar fuera de España siempre es arriesgado, pero en mi caso creo que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado. En Suiza me he vuelto a sentir futbolista y eso es quizás tan importante como ganar un título», confiesa quien con 16 goles acabó el curso pasado como la máxima goleadora de su equipo.

En enero de 2021 llegó al equipo procedente del Málaga la ariete Natalia Padilla, que a pesar de haber nacido en Fuengirola es internacional con Polonia. ¿El motivo? Un árbol genealógico peculiar: su abuela nació en Marruecos, su padre y su hermana en Estados Unidos y su madre en Polonia. Su juventud (18 años) le hace ser uno de los jóvenes talentos a explotar en un equipo que quiere crecer de manera paralela a ella. Otro talento con raíces españolas que llegó al Servette FCCF esta temporada ha sido Ilona Guede Redondo, suiza de nacimiento pero con doble nacionalidad al ser sus padres españoles. Tras cuatro temporadas en el Young Boys, la internacional helvética en categorías inferiores quiere hacerse notar en el campeón suizo y en Europa.

Humildad y trabajo como filosofía

Las jugadoras del Servette celebran la clasificación a la fase de grupos de la Champions League.

Las jugadoras del Servette celebran la clasificación a la fase de grupos de la Champions League.

El Servette FCCF tiene clara su hoja de ruta. Para sobrevivir tiene que asumir que es un club vendedor y debe crecer a base de trabajo y humildad. Cuenta Richard Feuz que «el primer año nos negamos a poner el nombre de las jugadoras en las camisetas. Al principio creían que era por una cuestión económica, pero al final de temporada se dieron cuenta que no era así. Se trata de mantener los pies en el suelo y saber dónde están y de dónde vienen. El club está por encima de todo pero si eres parte de su familia te cuida y te protege», subraya el director deportivo.

Después de ganar la Liga y ser cuartofinalista de Copa el año pasado, el reto del equipo esta temporada pasa por mantener el nivel. «Más difícil que llegar al nivel en el que estamos es mantenerse», subraya Feuz. De momento, el equipo camina tercero en la Nationalliga al conseguir 12 de 15 puntos posibles y se ha colado entre los 16 mejores equipos de Europa tras eliminar en las rondas previas de la Champions League al Glentoran, Åland United y el Glasgow City. Ahora, el conjunto helvético está encuadrado en el Grupo A junto a Wolfsburgo, Chelsea y Juventus. «Creo que nos ha tocado el grupo más duro», apunta Jade Boho. «Nos toca disfrutar, pero vamos a dar guerra», advierte.

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *